¡Así ha sido nuestra estancia en Tanzania!

Empezamos el año con el proyecto de Tanzania en la mente… ¡y ya estamos de vuelta! Todo ha sido muy rápido, pero nos ha permitido conocer de primera mano todas las necesidades de un poblado africano, que no son pocas. El desarrollo en aldeas como la que visitamos es muy bajo y el hecho de poder ayudarles nos ha servido no solo para ayudarles a avanzar en temas tan importantes como la higiene personal o los espacios compartidos para la educación sino también para conocer los espacios de mejora.

Primera necesidad y escuela

El proyecto creado por Ana, nuestros ojos en Tanzania, fue el del taller de compresas, que fue muy bien. Trabajando mano a mano con las masaai del poblado se las formó para que ellas mismas puedan crear sus propias compresas de múltiples usos. Pero una vez en África, dicen que conectas con todo lo que te rodea, y Ana también colaboró en labores de mantenimiento en la escuela, lo que le hizo conocer profundamente todo lo que la rodeaba. Este proyecto con Stock Plus también nos ha servido para ver comunidades que luchan por avanzar día a día, y conocer más en profundidad la problemática existente. Desde aquí nos gustaría dar las gracias a Ana, por su trabajo en Tanzania, y a Marc Prades, autor de las fotografías.